15 de junio de 2013

Wonder. La lección de August

Titulo: Wonder. La lección de August
Autor: R.J. Palacio 
Año: 2012 (2012)
Traducido por: Diego de los Santos Domingo

Editorial: Nube de Tinta
Temática: Ficción Moderna y Contemporánea
Páginas: 416
ISBN: 978-84-15594-09-3

Sinopsis: Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias. Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga. Hazte un favor y lee este libro: tu vida será mejor.

  • Sé que no soy un niño de diez años normal. Bueno, hago cosas normales: tomo helado, monto en bici, juego al béisbol, tengo una XBox...
  • Sé que la gente no se queda mirando a los niños normales en todas partes.
  • Creo que la única razón por la que no soy normal es porque nadie me ve como alguien normal.
  • Mis padres tampoco me ven como alguien normal. Para ellos soy alguien extraordinario.
  • Cuando salí de la barriga de mi madre, todos se quedaron mudos.
  • «Todo aquel nacido de Dios vence al mundo».
  • por la ventanilla del coche se veía la luna llena. El cielo tenía un color morado e íbamos por una carretera llena de coches.
  • me gusta que el flequillo me cubra los ojos: eso me ayuda a tapar las cosas que no quiero ver.
  • Lo curioso es que, si no hubiese puesto la mochila entre él y yo, le habría ofrecido mi ayuda.
  • Como una cita famosa. Como una frase de una galleta de la suerte. Cualquier dicho o principio que pueda motivaros.
  • ¿No es esa la pregunta que deberíamos hacernos a todas horas? ¿Qué clase de persona soy?
  • Summer sí que recordaba al verano. Estaba morena y tenía los ojos verdes como las hojas de los árboles.
  • —¿Por qué tengo que ser tan feo, mamá? —susurré.
  • TUS ACTOS SON TUS MONUMENTOS.
  • Las cosas que hacemos duran más que nuestras vidas.
  • las cosas que hacemos están hechos de los recuerdos que la gente tiene de ti. Por eso tus actos son como tus monumentos. Están construidos con recuerdos y no con piedra.
  • ¿A quién le importa lo que piensen los demás?
  • Ojalá pudiese ser Halloween todos los días. Todos podríamos llevar máscara siempre.
  • August es el Sol. Mamá, papá y yo somos planetas que orbitamos alrededor del Sol. El resto de nuestra familia y amigos son asteroides y cometas que flotan alrededor de los planetas que orbitan alrededor del Sol.
  • No lo sé. Lo que sí sé es que no servía de nada quejarse.
  • Y al otro lado de la mirilla había dos August: el que yo veía ciegamente y el que veían los demás.
  • Qué curioso. Un día puedes estar en este mundo y, al siguiente, ya no estar. ¿Adónde se fue?
  • Quiero que sepas que para mí eres lo primero. Para mí... —Miró al mar y extendió las manos, como si intentase alisar las olas—. Para mí lo eres todo.
  • Cuando murió, me aferré a ese secreto y dejé que me cubriese como una manta.
  • Eva decía que le recordaba a E.T.
  • Me dijo que no hay nada que ponga a prueba la amistad tanto como el instituto, y luego se puso a burlarse de que estuviera leyendo Guerra y paz.
  • papá siempre conseguía hacer reír a todo el mundo. A veces, eso es lo único que necesitas para sentirte mejor.
  • Me gusta que haya palabras que no entiendes que expliquen cosas que eres incapaz de entender.
  • No les des ese poder sobre ti. No les des esa satisfacción.
  • Si lo conociesen, no lo llamarían así.
  • Bastante duro es ya ser el nuevo cuando tienes una cara normal. ¿Os imagináis cómo será teniendo su cara?
  • a veces no hace falta que uno quiera hacerle daño a alguien para hacerle daño, ¿entiendes?
  • Me encanta la sensación de abrir los ojos por la mañana y, sin saber por qué, todo parece diferente.
  • Y nunca voy a ser uno de esos adultos que sacan el paraguas cuando nieva. Nunca.
  • —Somos muy afortunados, Jack. Hay muchas cosas que no valoramos...
  • casi siempre hay más de dos versiones de una misma historia.
  • Es como la aguja de una brújula, que siempre apunta al norte mires a donde mires. Todos esos ojos son como brújulas, y para ellos yo soy como el polo Norte.
  • Es curioso: a veces te preocupas un montón por algo que al final resulta no ser nada.
  • ¿A que tú no necesitas los ojos para ver? Lo sientes por dentro. Así es el cielo. Todo es amor y nadie olvida a sus seres queridos.
  • No quiero contar el final, pero es la clase de final que hace que a las personas del público se les queden los ojos llorosos.
  • ¡Ay, Tierra, eres demasiado maravillosa para que nadie te comprenda!
  • Debería haber una norma que dijese que todo el mundo debería recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en su vida.
  • —Sigo siendo el más bajo del curso.
    —No me refiero a tu estatura —dijo.
  • Me encantó estar junto a la hoguera después de anochecer. Me encantó ver cómo las chispas del fuego subían flotando y desaparecían en la noche.
  • Y que el bosque fuese tan oscuro que no se veía nada de lo que había alrededor, y que si mirabas hacia arriba podías ver un millón de estrellas. En North River Heights el cielo no es así. Pero en Montauk es parecido: es como si alguien hubiese espolvoreado sal sobre una mesa negra brillante.
  • Las sombras se alargaban sobre la hierba y las nubes eran de color rosa y naranja. Era como si alguien hubiese cogido tiza de la de pintar en las aceras y hubiese difuminado los colores por todo el cielo con los dedos.
  • Era como si alguien hubiese vertido tinta negra a nuestro alrededor.
  • —A veces la gente nos sorprende —dijo, frotándome la cabeza con la mano.
  • —«El día es precioso, y tú también»
  • —«Más amables de lo necesario» —repitió—. Qué frase tan maravillosa, ¿verdad?
  • Qué cosa tan sencilla, la amabilidad. Qué cosa tan sencilla... Una bonita palabra de ánimo que alguien te ofrece cuando la necesitas. Un acto de amistad. Una sonrisa pasajera.
  • Valor. Amabilidad. Amistad. Carácter. Estas son las cualidades que nos definen como seres humanos y nos llevan, a veces, a la grandeza.
  • —«El más grande es aquel cuya fuerza conquista más corazones con la atracción del suyo propio.»
  • —Gracias a ti, Auggie —contestó casi en un susurro.
    —¿Por qué?
    —Por todo lo que nos has dado —dijo—. Por entrar en nuestras vidas. Por ser tú. —Se agachó y me susurró al oído—. Eres maravilloso, Auggie. Eres maravilloso.

7 comentarios:

  1. Tienes un blog muy lindo, espero puedas pasarte por el mio, saludos de tu nueva seguidora =)

    ResponderEliminar
  2. Es un libro por el que muero por leer *w*
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. No he tenido la oportunidad de leerlo, pero espero pronto poder hacerlo

    ResponderEliminar
  4. He leído el libro. Me ha conmovido, totalmente. Lo recomiendo. Un historia maravillosa, tierna. Realmente te hace pensar, y que siempre es posible cambiar. Siempre. Gracias! (desde Buenos Aires, Argentina).

    ResponderEliminar
  5. lei el libro y simplemente es hermoso *-*
    lo superrecomiendo

    ResponderEliminar
  6. Muy buena recopilación.

    ResponderEliminar
  7. había una de jonh Wesley que decía: “Haz todo el bien que puedas, por todos los medios que puedas, de todas las maneras que puedas, en todos los sitios que puedas, a todas las horas que puedas, a toda la gente que puedas, durante todo el tiempo que puedas.”

    ResponderEliminar