19 de noviembre de 2013

Eleanor y Park

Titulo: Eleanor y Park
Autor: Rainbow Rowell
Año: 2013 (2013)
Traducido por: Victoria Simó Perales

Editorial: Alfaguara
Temática: Ficción general (infantil/juvenil)
Páginas: 432
ISBN: 978-84-204-0647-3

Sinopsis: Eleanor es nueva en el instituto; su vida familiar es un desastre; con su intenso pelo rojo, su extraña y poco conjuntada forma de vestir no podría llamar más la atención aunque se lo propusiese. Park es un chico mitad coreano; su vida familiar es tranquila; no es exactamente popular, pero con sus camisetas negras, sus cascos y sus libros ha conseguido ser invisible. Todo empieza cuando Park accede a que Eleanor se siente a su lado en el autobús del instituto el primer día de clase. Al principio ni siquiera se hablan, pero poco a poco comparten sus hobbies y empiezan una relación de amistad... para terminar enamorándose de la forma en que te enamoras la primera vez, cuando eres joven, y sientes que no tienes nada y todo que perder.

  • XTC no bastaba para ahogar el escándalo que armaban los idiotas de las últimas filas.
    Park se ajustó los auriculares a los oídos.
  • Nadie la miraba. Park intentó hacer lo mismo, pero la chica atraía su mirada como lo haría un accidente ferroviario o un eclipse.
  • Tiene usted la clase de voz que uno imagina surgiendo de un carro tirado por dragones.
  • te la imaginabas tallada en un barco vikingo
  • —Así es como se aprenden palabras nuevas, Park —Cal dio unos golpecitos en un libro de poesía—. Leyendo.
  • Introdujo la cinta nueva, pulsó la tecla de reproducir y —con cuidado— le colocó a Eleanor los auriculares por encima del pelo. Fue tan cuidadoso que ni siquiera la tocó.
  • Cuando la escuchaba, Eleanor tenía la sensación de que todo, el mundo entero, no era como ella había creído hasta entonces. Y eso era bueno. Eso era genial.
  • —Ahora ya sé qué piensas cuando miras por la ventanilla.
    —No, no lo sabes —replicó ella—.
  • Sostener la mano de Eleanor era como sujetar una mariposa. O un latido. Como tener en la mano algo completo y vivo.
  • Tú eres interesante.
    —Ya —se burló Eleanor—. Ojalá estuviera bebiendo leche, y ojalá tú estuvieras aquí para poder ver cómo la escupo por la nariz al oír eso.
  • —¿Y tú de dónde sales? —preguntó él.
    —Del futuro.
  • —¿Dónde estás ahora?
    —¿En qué parte de la casa?
    —Sí, dónde.
    —¿Por qué? —preguntó Eleanor, en un tono que no llegaba a ser desdeñoso, pero casi.
    —Porque estoy pensando en ti —repuso él, exasperado.
    —¿Y?
    —Porque quiero tener la sensación de que estoy contigo —aclaró Park—.
  • —Te echo de menos —le dijo.
    —Estoy aquí.
  • —No me gustas —le dijo—. Te necesito.
  • —Ni siquiera puedo respirar cuando no estamos juntos —susurró ella—.
  • —Eleanor... espera... Te quiero.
    —¿Eleanor?
    El padre de Eleanor estaba de pie en el umbral. Se movía en silencio, por si su hija estaba durmiendo. Ella colgó el teléfono y fingió que respiraba muy profundamente.
  • Hacía frío y estaban casi a oscuras. Eleanor veía el aliento de Park. Resistió el impulso de aspirarlo.
  • No podía existir en el mundo ningún lugar tan horrible como para que renunciase a la compañía de Park.
  • Nada más oírlo, Eleanor sonrió. Y cuando Eleanor sonreía, algo se rompía dentro de Park.
    Algo se rompía siempre.
  • Eleanor tenía razón. No era guapa exactamente. Emanaba algo artístico, y el arte no busca ser bonito; busca despertar tus sentimientos.
  • Ella no es nada y tú lo eres... todo. Lo eres todo para mí, Eleanor.
  • —Porque... es tu vida. Porque me interesa. Pones un montón de barreras absurdas, como si solo me dejaras acceder a una pequeña parte de ti.
  • —¿Y dónde nos sentaremos?
    —En la cama.
    —¿Estás loco? Ni hablar.
  • maquillarse se parece a mentir
  • Se mostrará tan escéptica como tú, pero sin el complicado trasfondo romántico.
  • —Pero siempre lo recordarás —observó Eleanor—. Fue tu primer beso.
    —Recordaré que no tuvo ninguna importancia —afirmó Park.
  • ¿Cómo es posible que te hayamos gustado las dos? ¿Te diste un golpe en la cabeza al llegar al instituto?
  • —Lo que pasó antes de conocerte no cuenta —afirmó él—. Y no me puedo imaginar un después.
  • —No te estoy pidiendo que te cases conmigo —le explicó él—. Lo que digo es que... te quiero. Y no me imagino un final...
  • —No hay razón para pensar que un día dejaremos de querernos —insistió—. Y muchas para pensar que seguiremos juntos.
  • Se diría que sus vidas se solapaban, que los atraía una mutua fuerza de gravedad. Por lo general, consideraba aquella contingencia el mejor regalo que el universo le había hecho jamás.
  • sus ojos eran de un verde tan intenso que habrían podido transformar el dióxido de carbono en oxígeno.
  • Cruzaré el cielo por ti.
  • —Puedes comprar de todo —asintió el padre—. Todas las cosas que valen la pena, por lo menos.
    —¿Y libros?
  • La felicidad olía igual que la casa de Park.
  • —¿Y crees que eso me importa lo más mínimo? —Park rodeó la cara de Eleanor con las manos—. ¿Crees que me importa algo que no seas tú?
  • La imagen de Eleanor seguía brillando detrás de sus párpados.
  • Intentó discernir cómo había sucedido; cómo había pasado de ser una desconocida a convertirse en la persona más importante del mundo.
  • Eleanor tomó entre las manos el precioso rostro de Park y lo besó como si hubiera llegado el fin del mundo.
  • ¿Qué posibilidades hay de conocer a alguien que te inspire esos sentimientos?, se preguntó Park. ¿Una persona a la que amar por siempre, alguien que te quiera por toda la eternidad? ¿Y qué haces si esa persona ha nacido a medio mundo de distancia?
  • El cabello de Eleanor capturaba el fuego del alba.
  • —Pase lo que pase —dijo Park—, te quiero.
    Ella le rodeó la cintura con los brazos y él le abrazó los hombros.
    —No me puedo creer que la vida nos diera esto —siguió diciendo Park— para quitárnoslo después.
    —Yo sí —repuso ella—. La vida es una zorra.
    Park la sujetó con más fuerza y hundió la cara en su cuello.
    —Pero depende de nosotros —afirmó con suavidad—. No tenemos por qué perderlo.
  • No estoy listo para que dejes de ser mi problema.
  • Me has salvado la vida, intentó decirle. No para toda la eternidad. Seguramente solo de manera temporal. Pero me has salvado la vida y ahora soy tuya. La persona que soy aquí y ahora es tuya. Para siempre.
  • —Pero tengo que irme...
    —Pues vete —repuso Park, ahora con la cara de Eleanor entre las manos—, pero no te despidas. No es un adiós.
  • —Porque te quiero.
    Ella se rio.
    —¿Por eso irá todo bien?
    —Pues sí, la verdad es que sí.
  • Park le dio la vuelta y reconoció la caligrafía desigual de Eleanor. Mil letras de canciones acudieron a su mente. Park se sentó. Sonrió. Algo macizo y alado despegó volando de su pecho.
    Eleanor no le había escrito una carta sino una postal.
    De solo dos palabras.

19 comentarios:

  1. Me encantó este libro *O*

    Tienes momentos tan bonitos... :)

    Besooooos ^^

    ResponderEliminar
  2. Yo lo quiero! apenas esta llegando acá a Colombia pero realmente me parece que debo darle la oportunidad :D
    No conocía tu blog, pero me parece super bonito. Espero pasar por acá más seguido.

    ResponderEliminar
  3. OMG Esta genial pero todo el dia no deje de pensar en cuales eran esas dos palabras tengo demasiadas opciones amm no se quiero la segunda parte El libro esta genial yo llore. Lo recomiendo mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también llore, quisiera el dos; por lo que la autora dice que ``hay que dejarlos`` en resultado que no saldrá, pero nosotras insistimos y seguimos con el mismo resultado

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Quiero una segunda parteee D':

    ResponderEliminar
  6. Me encantó el libro! pero pff ese final fue horrible! realmente feo. Espero que haya una segunda parte :/

    ResponderEliminar
  7. Por pura Casualidad tendrás la ubicacion de estas frases en el libro?(Las paginas) Si es así y pudieras pasármelas te lo agradecería mucho

    ResponderEliminar
  8. Lo ultimo son TRES palabras, no dos... xD
    Has rescatado frases muy dichosas <3 gracias :')

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo leíste en Pdf? Son dos en la traducción, es obvio no? i love you (3) Te quiero (2), si leíste un pdf puede que haya tenido ese error :D

      Eliminar
  9. Hola! Cuando leí Eleanor y Park me encantó, fue increíble. La disfrute de principio a fin.
    Acabo de descubrir tu blog, y me gustado muchísimo. Te leeo ;)
    Muchos besos, Los viajes de Ane :)

    ResponderEliminar
  10. hola, quisiera que me recomienden mas libros a algun otro libro que se paresca a este en el sentido romantico, parecido a este. gracias de antemano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciudades de papel :D Me deja con el mismo corazón roto al final :D Siiii! finales abiertos! :D... TT.TT

      Eliminar
    2. Violet y Finch, sin duda tiene un aire ya que habla de dos adolescentes y de como sus vidas se cruzan.

      Eliminar
  11. "Eleanor tenía razón. No era guapa exactamente. Emanaba algo artístico, y el arte no busca ser bonito; busca despertar tus sentimientos."
    Esta frase me recompone y me rompe. Uno de los mejores libros que he leído!

    ResponderEliminar
  12. Amo esta historia. Es hermosa, aunque el final me dejó triste. Quiero segunda parte. TRES PALABRAS, QUIERO SABER QUE PALABRAS SON!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro fue escrito en inglés, por lo cual creo que la traducción tiene una pequeña trampa; porque uno tiene que imaginarlo en inglés. I love you

      Eliminar
  13. Hola ! Saludos
    Sinn duda alguna una de las historias mejor escritas
    Me enamore de cada personaje pero sin duda los protagonistas se robaron mi corazón
    Segunda parte !
    Sera lo mejor
    ❤❤❤❤ recomendado !

    ResponderEliminar