29 de diciembre de 2013

El Principito

Titulo: El Principito
Autor: Antoine de Saint-Exupéry
Año: 1946 (2013)
Traducido por: Bonifacio del Carril

Editorial: Salamandra
Temática: Ficción general (infantil/juvenil)
Páginas: 96
ISBN: 978-84-15629-88-7

Sinopsis: El valor de la amistad, el heroísmo como meta y la responsabilidad como motor de la conducta moral encuentran su plasmación definitiva en el mundo que descubre El principito , añorado planeta del que todos los hombres han sido exiliados y al que sólo mediante la fabulación cabe regresar.

  • CUANDO yo tenía seis años vi una vez una lámina magnífica en un libro sobre el Bosque Virgen que se llamaba «Historias Vividas».
  • Las personas grandes nunca comprenden nada por sí solas, y es agotador para los niños tener que darles siempre y siempre explicaciones.
  • Estaba más aislado que un náufrago sobre una balsa en medio del océano.
  • Cuando el misterio es demasiado impresionante no es posible desobedecer.
  • —Pero ¿adónde quieres que vaya?
    —A cualquier parte. Derecho, siempre adelante...
  • Las personas grandes aman las cifras. Cuando les habláis de un nuevo amigo, no os interrogan jamás sobre lo esencial. Jamás os dicen: «¿Cómo es el timbre de su voz? ¿Cuáles son los juegos que prefiere? ¿Colecciona mariposas?».
  • «La prueba de que el principito existió es que era encantador, que reía, y que quería un cordero. Querer un cordero es prueba de que se existe»
  • Hubiera deseado comenzar esta historia a la manera de los cuentos de hadas. Hubiera deseado decir: «Había una vez un principito que habitaba un planeta apenas más grande que él y que tenía necesidad de un amigo...»
  • Pero las semillas son invisibles. Duermen en el secreto de la tierra hasta que a una de ellas se le ocurre despertarse.
  • La lección que doy es digna de tenerse en cuenta.
  • Cuando uno está verdaderamente triste son agradables las puestas de sol...
  • —Un día, vi ponerse el sol cuarenta y tres veces.
  • —Las espinas no sirven para nada. Son pura maldad de las flores.
  • Se infla de orgullo. Pero no es un hombre; ¡es un hongo!
  • —Si alguien ama a una flor de la que no existe más que un ejemplar entre los millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz cuando mira a las estrellas. Se dice: «Mi flor está allí, en alguna parte...». Y si el cordero come la flor, para él es como si, bruscamente, todas las estrellas se apagaran.
  • Lo tomé en mis brazos. Lo acuné. Le dije: «La flor que amas no corre peligro... Dibujaré un bozal para tu cordero. Dibujaré una armadura para tu flor... Di...». No sabía bien qué decir. Me sentía muy torpe. No sabía cómo llegar a él, dónde encontrarlo... ¡Es tan misterioso el país de las lágrimas!
  • —¡Ah!, acabo de despertarme... Perdóname... Todavía estoy toda despeinada...
    El principito, entonces, no pudo contener su admiración:
    —¡Qué hermosa eres!
    —¿Verdad? —respondió suavemente la flor—. Y he nacido al mismo tiempo que el sol...
  • —No debí haberla escuchado —me confió un día—; nunca hay que escuchar a las flores. Hay que mirarlas y aspirar su aroma.
  • Debí haberla juzgado por sus actos y no por sus palabras. Me perfumaba y me iluminaba. ¡No debí haber huido jamás! Debí haber adivinado su ternura, detrás de sus pobres astucias. ¡Las flores son tan contradictorias! Pero yo era demasiado joven para saber amarla.
  • Evidentemente, en nuestra tierra, somos demasiado pequeños para deshollinar nuestros volcanes. Por eso nos causan tantos disgustos.
  • Procura ser feliz.
  • El aire fresco de la noche me hará bien. Soy una flor.
    —Pero los animales...
    —Es preciso que soporte dos o tres orugas si quiero conocer a las mariposas.
  • No sabía que para los reyes el mundo está muy simplificado. Todos los hombres son súbditos.
  • «Si ordeno —decía habitualmente—, si ordeno a un general que se transforme en ave marina y si el general no obedece, no será culpa del general. Será culpa mía.»
  • Hay que exigir a cada uno lo que cada uno puede hacer —replicó el rey—. La autoridad reposa, en primer término, sobre la razón.
  • —Te juzgarás a ti mismo —le respondió el rey—. Es lo más difícil. Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio.
  • —Admirar significa reconocer que soy el hombre más hermoso, mejor vestido, más rico y más inteligente del planeta.
    —¡Pero si eres la única persona en el planeta!
  • —¿Por qué bebes? —preguntole el principito.
    —Para olvidar —respondió el bebedor.
    —¿Para olvidar qué? —inquirió el principito, que ya le compadecía.
    —Para olvidar que tengo vergüenza —confesó el bebedor bajando la cabeza.
    —¿Vergüenza de qué? —indagó el principito, que deseaba socorrerle.
    —¡Vergüenza de beber! —terminó el bebedor, que se encerró definitivamente en el silencio.
  • —Millones de esas cositas que se ven a veces en el cielo.
    —¿Moscas?
    —No, cositas que brillan.
    —¿Abejas?
    —¡No, no! Cositas doradas que hacen desvariar a los holgazanes. ¡Pero yo soy serio! No tengo tiempo para desvariar.
    —¡Ah! ¡Estrellas!
  • Cuando encuentras un diamante que no es de nadie, es tuyo. Cuando encuentras una isla que no es de nadie, es tuya. Cuando eres el primero en tener una idea, la haces patentar: es tuya. Yo poseo las estrellas porque jamás nadie antes que yo soñó con poseerlas.
  • Cuando enciende el farol es como si hiciera nacer una estrella más, o una flor. Cuando apaga el farol, hace dormir a la flor o a la estrella. Es una ocupación muy hermosa. Es verdaderamente útil porque es hermosa.
  • Los relatos de los exploradores se anotan con lápiz al principio.
  • —Los libros de geografía —dijo el geógrafo— son los más valiosos de todos los libros. Nunca pasan de moda. Es muy raro que una montaña cambie de lugar. Es muy raro que un océano pierda su agua. Escribimos cosas eternas.
  • Podría amontonarse a la humanidad sobre la más mínima islita del Pacífico.
    Las personas grandes, sin duda, no os creerán. Se imaginan que ocupan mucho lugar. Se sienten importantes, como los baobabs.
  • El principito se sentó sobre una piedra y levantó los ojos hacia el cielo:
    —Me pregunto —dijo— si las estrellas están encendidas a fin de que cada uno pueda encontrar la suya algún día.
  • —Buenos días —dijo al azar.
    —Buenos días... Buenos días... Buenos días... —respondió el eco.
    —¿Quién eres? —dijo el principito.
    —Quién eres..., quién eres... —respondió el eco.
    —Sed amigos míos, estoy solo —dijo el principito.
    —Estoy solo..., estoy solo..., estoy solo —respondió el eco.
  • Es su único interés. ¿Buscas gallinas?
    —No —dijo el principito—. Busco amigos. ¿Qué significa «domesticar»?
    —Es una cosa demasiado olvidada —dijo el zorro—. Significa «crear lazos».
  • Para mí no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo...
  • si me domesticas, mi vida se llenará de sol.
  • Los campos de trigo no me recuerdan nada. ¡Es bien triste! Pero tú tienes cabellos color de oro. Cuando me hayas domesticado, ¡será maravilloso! El trigo dorado será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo...
  • Si quieres un amigo, ¡domestícame!
    —¿Qué hay que hacer? —dijo el principito.
    —Hay que ser paciente —respondió el zorro—.
  • Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto; ¡descubriré el precio de la felicidad!
  • —Adiós —dijo el zorro—. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.
  • Sólo los niños aplastan sus narices contra los vidrios.
    —Sólo los niños saben lo que buscan —dijo el principito—.
  • —El agua puede también ser buena para el corazón...
  • —Las estrellas son bellas, por una flor que no se ve...
  • Siempre he amado el desierto. Puede uno sentarse sobre un médano de arena. No se ve nada. No se oye nada. Y sin embargo, algo resplandece en el silencio...
  • —Lo que embellece al desierto —dijo el principito— es que esconde un pozo en cualquier parte...
  • «Lo que veo aquí es sólo una corteza. Lo más importante es invisible...».
  • «Lo que me emociona tanto en este principito dormido es su fidelidad por una flor, es la imagen de una rosa que resplandece en él como la llama de una lámpara, aun cuando duerme...». Y lo sentí más frágil todavía. Es necesario proteger a las lámparas; un golpe de viento puede apagarlas...
  • —En tu tierra —dijo el principito— los hombres cultivan cinco mil rosas en un mismo jardín... Y no encuentran lo que buscan...
    —No lo encuentran... —respondí.
    —Y, sin embargo, lo que buscan podría encontrarse en una sola rosa o en un poco de agua...
    —Seguramente —respondí.
    Y el principito agregó:
    —Pero los ojos están ciegos. Es necesario buscar con el corazón.
  • Si uno se deja domesticar, corre el riesgo de llorar un poco...
  • —Lo que es importante, eso no se ve.
  • Si amas a una flor que se encuentra en una estrella, es agradable mirar el cielo por la noche. Todas las estrellas están florecidas.
  • Mi estrella será para ti una de las estrellas. Entonces te agradará mirar todas las estrellas... Todas serán tus amigas.
  • Tú tendrás estrellas como nadie las ha tenido.
    —¿Qué quieres decir?
    —Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitaré en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para ti como si rieran todas las estrellas. ¡Tú tendrás estrellas que saben reír!
  • Serás siempre mi amigo.
  • —No me separaré de ti.
  • Vas a sufrir. Parecerá que me he muerto y no será verdad...
  • No son tristes las viejas cortezas.
  • —Mirad al cielo. Preguntad: ¿el cordero, sí o no, se ha comido la flor?
    Y veréis cómo todo cambia...
    ¡Y ninguna persona grande comprenderá jamás que tenga tanta importancia!
  • Éste es, para mí, el más bello y más triste paisaje del mundo. Es el mismo paisaje de la página precedente, pero lo he dibujado una vez más para mostrároslo bien. Aquí fue donde el principito apareció en la Tierra, y luego desapareció.
    Mirad atentamente este paisaje a fin de estar seguros de que habréis de reconocerlo, si viajáis un día por el África, en el desierto. Y si llegáis a pasar por allí, os suplico: no os apresuréis; esperad un momento, exactamente debajo de la estrella. Si entonces un niño llega hacia vosotros, si ríe, si tiene cabellos de oro, si no responde cuando se le interroga, adivinaréis quién es. ¡Sed amables entonces! No me dejéis tan triste. Escribidme en seguida, decidme que el principito ha vuelto...

9 comentarios:

  1. Un libro maravilloso. Prácticamente todas las frases tienen un mensaje para el lector.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola ^-^
    Leí la mitad de este libro en el colegio y la verdad es que me estaba gustando mucho, fue una pena que no nos diera tiempo a terminarlo, a ver si pronto lo consigo y lo leo entero :)
    Tiene unas citas preciosas (L)
    Un beso enorme :D

    ResponderEliminar
  3. Mi libro favorito del mundo mundial <3

    ResponderEliminar
  4. Es mi libro favorito, escrito para niños pero que disfrutamos los adultos, por un vez también fuimos niños, encierra en él, gran sabiduría

    ResponderEliminar
  5. Esto es fántastico, está lleno de gran sabidría. La novela El Principito a muchos les parecerá dirigida a pequeños, sin embargo no es así.

    ResponderEliminar
  6. alguien me puede analizar esta cita: "creo que para su evasion, aprovecho una migratoria de pajaros silvestre"
    graciaaaaaaaaaaaaaassssssssss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para huir de la rosa que lo agobiaba con su soberbia, petulancia y egocentrismo, ni el principio ni la rosa sabían como sobrellevarse, no se sabían amar, así que para no seguir siendo esclavo de los deseos egocéntricos de su rosa, huyó de su responsabilidad yéndose de su planeta "abordándo" pájaros de enorme tamaño que en ese momento migraban a algún otro sitio lejos de ahó.

      Eliminar
  7. Alguien me puede dar alguna reflexión sobre la inmadurez del principito por favor

    ResponderEliminar