28 de agosto de 2014

Las cinco personas que encontrarás en el cielo

Titulo: Las cinco personas que encontrarás en el cielo
Autor: Mitch Albom
Año: 2003 (2010)
Traducido por: Mariano Antolín Rato

Editorial: Maeva
Temática: Ficción Religiosa y Espiritual
Páginas: 224
ISBN: 978-84-92695-29-4

Sinopsis: Eddie tiene 83 años y trabaja en el parque de atracciones de una ciudad de provincias norteamericana. Ha pasado toda su vida en este lugar, a excepción de su participación en la Segunda Guerra Mundial, un episodio que le marcó profundamente. Su vida acaba de forma trágica al salvar a una niña que está a punto de ser atropellada por un coche de la montaña rusa. Eddie se encuentra ahora... en el cielo. El paraíso aparece como el lugar donde, por fin, entendemos el sentido de nuestra vida en la tierra. Así, Eddie se encuentra con las cinco personas que más han influido en su vida, de forma directa pero también indirecta, sin que él se diera cuenta. Y así surgen dos preguntas capitales: ¿De qué manera nuestra vida está ligada a la de gente que no conocemos? ¿Cómo influyen nuestras decisiones en la vida de otras personas?

  • Este relato es sobre un hombre que se llamaba Eddie y empieza por el final, con Eddie muriendo al sol. Puede parecer raro que un relato empiece por el final, pero todos los finales son también comienzos, lo que pasa es que no lo sabemos en su momento.
  • Continuó con su aburrida rutina como si todavía estuvieran por venir todos los días del mundo.
  • Durante un momento pensó en lo extraño que era envejecer en un sitio que olía a algodón de azúcar.
  • Toda vida tiene un instante de amor del de verdad.
  • Ninguna historia encaja por sí sola. A veces las historias se tocan en los bordes y otras veces se tapan completamente una a otra, como piedras debajo de un río.
  • Allá en el océano, diamantes de luz del sol bailaban en el agua,
  • ¿Cómo eligen las personas sus últimas palabras? ¿Se dan cuenta de su importancia? ¿Han sido señaladas por el destino para que sean inteligentes?
  • A cualquiera le podría haber parecido ridículo ver a aquel empleado de mantenimiento con el pelo blanco, completamente solo, haciendo el avión. Pero el niño que corre está dentro de todos los hombres, sin importar la edad que tengan.
  • el cielo se puede encontrar en los rincones más insospechados.
  • –Hay cinco personas con las que te vas a encontrar en el cielo –dijo de repente el Hombre Azul–. Cada una de ellas intervino en tu vida por algún motivo, pero a lo mejor tú no te diste cuenta de ello en su momento... y para eso existe el cielo, para entender tu vida en la tierra.
  • uno no puede separar una vida de otra más de lo que puede separar una brisa del viento.
  • el espíritu humano sabe, en el fondo, que todas las vidas se entrecruzan. Que la muerte no sólo se lleva a alguien, deja a otra persona, y en la pequeña distancia entre que a uno se lo lleve o lo deje, las vidas cambian.
  • –Los desconocidos –dijo el Hombre Azul– sólo son familiares a los que todavía no se ha llegado a conocer.
  • –Ninguna vida es inútil –dijo el Hombre Azul–. Lo único que es inútil es el tiempo que pasamos pensando que estamos solos.
  • El miedo se había apoderado de él, incluso en el cielo.
  • La guerra podía unir a los hombres como un imán, pero como un imán también los podía separar.
  • siente como si del corazón le acabara de salir despedida una cuerda que se enrosca en los hombros de ella y la acerca a él.
  • –El tiempo –dijo el capitán– no es lo que tú crees. –Se sentó al lado de Eddie.– Morir no es el final de todo. Creemos que lo es. Pero lo que pasa en la tierra sólo es el comienzo.
  • El cielo es eso. Uno se entera de cuál es el sentido de su ayer.
  • El sacrificio es parte de la vida. Es algo que debe asumirse. No es algo que se deba lamentar. Es algo a lo que debemos aspirar.
  • A veces cuando uno sacrifica algo precioso, en realidad no lo está perdiendo. Simplemente se lo está dando a otro.
  • Lo que ves tú no es lo que yo veo.
  • Las nubes oscuras se abrieron, como telones que se descorren, y dejaron ver un cielo color zafiro.
  • Aparecieron estrellas, millones de estrellas, como sal que se rociara sobre el firmamento verdoso.
  • La juventud, como cristal nuevo, recoge las huellas de los que la manejan. Unos padres manchan, otros rompen, otros destrozan por completo la infancia de sus hijos;
  • –¿Puedo hablar con Dios?
    –Eso siempre lo puedes hacer.
  • Los sitios donde trabajamos, en los que pasamos tanto tiempo... muchas veces pensamos que empezaron cuando llegamos nosotros. Y eso no es cierto.
  • Hasta mucho más tarde, cuando la piel se arruga y el corazón se debilita, los hijos no entienden; sus historias y todos sus logros se asientan sobre las historias de sus padres y madres, piedra sobre piedra, por debajo de las aguas de su vida.
  • El silencio era su manera de huir, pero el silencio raramente constituye un refugio.
  • Contener el odio hace que éste se convierta en un veneno. Te corroe por dentro. Creemos que el odio es un arma que ataca a la persona que nos hace daño, pero el odio es una espada de doble filo. Y el daño que hacemos, nos lo hacemos a nosotros mismos.
  • para poder seguir adelante, debes entender por qué sentiste lo que sentiste y por qué ya no necesitas sentirlo.
  • La gente dice que «encuentra» el amor, como si fuera un objeto escondido bajo una piedra. Pero el amor adopta muchas formas y nunca es igual para todos los hombres y mujeres.
  • El amor, como la lluvia, puede vivificar desde arriba, empapando a las parejas de gozo. Pero a veces, bajo el enfurecido calor de la vida, el amor se seca en la superficie y debe vivificarse desde abajo, extendiendo sus raíces, manteniéndose vivo.
  • –Se puede ver desde aquí –dijo.
    –¿La noria? –dijo él.
    Ella apartó la vista.
    –Nuestra casa.
  • »El amor perdido sigue siendo amor, Eddie. Adquiere una forma diferente, eso es todo. No puedes ver la sonrisa de esa persona o llevarle comida o acariciarle el pelo o dar vueltas con ella en una pista de baile, pero cuando esos sentidos se debilitan, se fortalecen otros. La memoria. La memoria se convierte en tu compañera. Uno la alimenta, y se aferra a ella, y baila con ella.
  • El silencio es peor cuando uno sabe que no lo puede romper,
  • la gran noria blanca, donde en una vagoneta que oscilaba suavemente había una mujer con un vestido amarillo, su mujer, Marguerite, que le esperaba con los brazos extendidos. Fue hacia ella y vio su sonrisa, y las voces se fundieron en una sola palabra de Dios:
    Hogar.

15 comentarios:

  1. Hola :D

    Yo tengo este libro en otra edición, y lo he leído un par de veces. Me hizo llorar y pensar, y me gustó.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Hoola

    No me termina de llamar esta novela, aunque mala pinta desde luego no tiene. Tal vez sea porque me cierro a dejarme influir ahora mismo por las reseñas y me limito a apuntar los que tienen una puntuacion muy alta para poder comprarlos cuando acabe los pendientes.

    Nos leemos :D

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Creo que es una maravilla, gracias por recomendarlo¡¡¡ un beso¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Lo leí después de martes con mi viejo profesor. Me gustaron mucho los dos, son entrañables.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. hola! no sabia nada de este libro pero las frases y por lo que dice la gente en los comentarios se ve super entrañable, me han dado ganas de leerlo!! besotes

    ResponderEliminar
  6. Pues, como los comentarios anteriores, yo tampoco conocía esta obra. Parece dulce y sencilla pero me lo pensaré antes de comprarlo. Me han encantado las frases que has señalado.

    Bostezos!

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa, pues no lo conozco pero no me llama mucho.
    Gracias por la entrada.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. No había oido hablar del libro pero me llama la atención. Tiene buena pinta.
    Saludos,

    Edd

    ResponderEliminar
  9. Las frases son geniales pero la temática no sé si termina de convencerme esta vez
    Besos

    ResponderEliminar
  10. me lo acabo de apuntar definitivamente, gracias, un besote!

    ResponderEliminar
  11. Me ha llamado la atención, me parece muy curioso, gracias por la reseña ^^

    ResponderEliminar
  12. Hola!!
    Pues la verdad es que nunca lo había escuchado, pero por la sinopsis me parece de o mas interesante como también las frases que has colocado.
    Gracias por la reseña. Saludos y que estés super =D

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola! Me encanta la portada, es muy bonita.
    Las frases preciosas, gracias a tu reseña creo que lo leeré.
    ¡Un abrazo!

    Juan Antonio Andrada de Vorágine: Reseñas literarias.

    ResponderEliminar
  14. La que más me ha gustado es la primera ^^
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. La leí hace ya varios años y me gustó muchísimo. Cuando se habla de Mitch Albom siempre se cita más "Martes con mi viejo profesor", pero a mí me gustó más esta.
    Me alegra verla en tu blog. Besos!!

    ResponderEliminar