9 de marzo de 2015

El atlas de las nubes

Titulo: El atlas de las nubes
Autor: David Mitchell
Año: 2004 (2013)
Traducido por: Víctor Úbeda Fernández

Editorial: Duomo
Temática: Ficción Moderna y Contemporánea
Páginas: 608
ISBN: 978-84-15355-80-9

Sinopsis: ¿Puede el amor, el poder del bien incluso en la adversidad, perdurar más allá de la vida que conocemos y prolongarse a través de siglos y lugares? Seis vidas se entrecruzan aquí de forma inesperada a fin de dibujar un mundo, profético y extraño a la vez, en el que la historia se puede reescribir. Los seis protagonistas de la novela, ajenos a la trascendencia de sus acciones, tienen un papel mucho más relevante en la posteridad de lo que pueden imaginar, en escenarios tan disímiles como un viaje por la Polinesia a bordo de un galeón en el siglo xix, la California de los años sesenta, o una isla en un futuro postapocalíptico. Todos ellos comparten un destino común, el afán de poder que se sucede una civilización tras otra, y la búsqueda del amor como salvación. David Mitchell construye una aventura épica en la que no sólo todo está conectado, sino en la que también los gestos individuales pueden llegar a ser el germen de grandes revoluciones.

  • Más allá de la aldea india, en una playa desierta, me he topado con una serie de pisadas recientes.
  • La paz es como el cristal: si se golpea repetidamente, termina mostrando su fragilidad.
  • «Abrazad al enemigo –clamaban los ancianos– para evitar que os golpee.»
  • Recurro a mi diario como un católico a su confesor.
  • la mente siente horror del vacío y acostumbra a poblarlo con fantasmas,
  • me desperté envuelto en un crepúsculo arbóreo y en un silencio ensordecedor y eterno.
  • De la perenne oscuridad emergió primero una, luego diez, luego cientos de caras talladas en la corteza de los árboles por manos idólatras, como si un hechicero cruel hubiese inmovilizado a los espíritus del bosque.
  • Sólo lo inanimado puede parecer tan lleno de vida.
  • El silencio se tragó mis palabras y también el eco, mofándose de mí.
  • Anoche me retiré a mi ataúd muerto de cansancio.
  • De repente, una recia mano surcó la oscuridad y me tapó la boca antes de que pudiese gritar.
  • le pregunté por qué me sonrió mientras lo azotaban.
    –Dolor es fuerte, sí, pero ojos de amigo, más fuertes.
  • –De noche, visitarme los antepasados. De día, yo contar historias de Maui a los pájaros, y los pájaros contarme historias del mar.
  • La vista se pierde por los fosforescentes senderos marinos y por los grandes ríos de estrellas que surcan el cielo.
  • Soñé que estaba en una tienda repleta, desde el suelo hasta el altísimo techo, de estantes tan atiborrados de antigüedades de porcelana que era imposible mover un solo músculo sin tirar unas cuantas al suelo, rompiéndolas en mil pedazos. Que es justamente lo que sucedía, sólo que, en lugar de un estropicio, lo que se oía era un acorde espléndido, mitad violonchelo, mitad celesta (¿en re mayor?), durante cuatro compases.
  • ¿Miedo de ellos? No, miedo de ser «como» ellos.
  • Si uno se calma, cierra el pico y escucha, el mundo se ocupa por sí solo de cribarnos los pensamientos, sobre todo en una cochambrosa estación de tren londinense.
  • Estás refunfuñando y sacudiendo la cabeza, lo sé, Sixsmith, pero también sonríes, y por eso te quiero.
  • Di unos toquecitos en la ventana y le pregunté en francés si le importaría salvarme la vida enamorándose de mí.
  • La narración se interrumpe de repente, a mitad de una frase, pasadas cuarenta páginas, donde la encuadernación está más gastada; imagínate la rabia que me ha dado.
  • Un libro leído a medias es una aventura amorosa incompleta.
  • Cuando le abres el cuerpo a una mujer, también salta la cerradura del cofre de su confianza.
  • «¡No hay mejor recompensa que el propio sudor!»
  • No se quién se inventó eso de que el dinero no da la felicidad, pero está claro que tenía demasiado.
  • –He soñado con un... café de pesadilla, radiante de luz, pero subterráneo, sin salida. Llevaba mucho tiempo muerto. Todas las camareras tenían la misma cara.
  • Las sombras alargadas de los álamos pintaban franjas en la pradera segada.
  • El diablo, Sixsmith, está en los pronombres.
  • Tengo la sensación de conocerla hace años, no hace una hora y media.
  • Cualquier cosa es veraz si se la cree bastante gente.
  • El sexteto Atlas de las nubes debe de ser como el beso de la muerte para quienes lo rozan...
  • El Quién y el Qué tienen raíces más profundas que el Porqué.
  • Sus palabras resbalan como Bambi en el hielo.
  • Me hice científico porque... es como buscar oro en un río revuelto. El oro es la verdad.
  • El cielo nocturno sobre el continente se tiñe de un rosa oscuro.
  • Dermot dio conmigo, como siempre pasa con las malas noticias.
  • Vi a un gusano que volvía a meterse bajo tierra y me entraron ganas de ser él.
  • cruzamos, entrecruzamos y recruzamos nuestras viejas huellas como patinadores artísticos.
  • Unos árboles de aspecto embrujado se inclinaban ante el inmenso cielo.
  • Quien tiene un hermano tiene un tesoro.
  • «Por la mañana.» El destino es muy aficionado a sabotear esas tres palabras.
  • «Una casa se construye con las manos, pero un hogar se construye con el corazón».
  • los sueños son el único elemento impredecible de mis jornadas sectoriales. Nadie me los asigna ni me los censura. Son lo único verdaderamente mío.
  • La luz dolía en los ojos.
    –¿La luz está viva? –pregunté.
    –La luz es vida –me respondió.
  • –¿La curiosidad es una linterna o una llave?
  • «¡Hola! ¡Soy Yoona! ¡Lea el menú, pida lo que desee! ¡Mágico y suculento: es Papa Song’s!».
  • La rabia forja una voluntad de acero.
  • Los copos de nieve me caían en las pestañas y la nariz. Si miraba hacia el cielo, tenía la sensación de caer hacia arriba.
  • –Si los perdedores consiguen sacar partido de lo que les enseñan sus adversarios, entonces sí, los perdedores, a la larga, pueden ser los ganadores.
  • Tienes todo el derecho a sentirte perdida y descolocada. Pero eso no significa que seas defectuosa: significa, simplemente, que eres humana.
  • «Los secretos son balas mágicas»
  • El tiempo es lo que impide que toda la historia ocurra de golpe; el tiempo es la velocidad a la que desaparece el pasado.
  • en un mundo tan desquiciado como el nuestro, a ver quién es el guapo que nunca se equivoca.
  • No sé por qué, pero los secretos son como las muelas picadas: si no te las arrancas, no te dejan en paz.
  • si seguían vivos en mis historias era como si no se moriesen del todo.
  • Las almas surcan los cielos del tiempo, decía la Abadesa, como las nubes surcan los cielos del mundo.
  • «Un día» era una miaja de esperanza, más pequeña que una pulga.
    «Sí –me acuerdo que dijo Merónima–, pero no es fácil librarse de las pulgas.»
  • Las almas surcan las eras como las nubes los cielos, y aunque las nubes cambien continuamente de forma, color y tamaño, una nube siempre es una nube, y un alma siempre es un alma.
  • ¿Quién sabe de dónde vienen las nubes y dónde estará el alma mañana? Nomás lo sabe Sonmi: el este y el oeste, la brújula y el atlas, sí señor, el atlas de las nubes.
  • –Si viajas lejos, te encuentras a ti mismo.
  • «No se puede cruzar un abismo con dos pasos»
  • En la montaña las estrellas son bien diferentes de las tímidas puntadas de alfiler que salpican el cielo urbano: son rollizas y chorrean luz.
  • un lugar donde todo el sufrimiento contenido en la palabra existo se disolvía en una paz azul.
    Entonces lo dijo.
    –El mar.
  • Ya lo había visto, en una vida anterior.
  • Quiero saber cómo termina una película que empecé a ver cuando, durante una hora de mi vida, conocí la felicidad.
  • Ay, sueño, sueño, ven a salvarme.
  • Recuerdo un ayer y veo un mañana. El tiempo no es una flecha ni un bumerán, es un acordeón.
  • «¡Libertad!» es la cantinela más necia de nuestra civilización, pero sólo quienes se ven privados de ella tienen una mínima idea de lo que significa.
  • Madre siempre decía que para evadirse sólo hacía falta un libro.
  • Los libros no ofrecen una verdadera escapatoria, pero pueden impedir que una mente se despelleje viva de tanto rascarse.
  • Eso de que si lees muchas novelas te quedas ciego es una verdad como un templo.
  • «He recorrido medio mundo para encontrarte»
  • Lo que daría ahora por tener un mapa inmutable de lo veleidoso e inefable... Por tener, por así decirlo, un atlas de las nubes.
  • Adónde nos llevará todo esto, no lo sé.
  • «Qué curioso –piensa Milton–. El poder, el tiempo, la gravedad, el amor. Las fuerzas que de verdad mueven el cotarro son invisibles.»
  • –Si pudieses ver el futuro –pregunta–, ¿lo harías?
  • El sonido es inmaculado, líquido, espectral, hipnótico... «profundamente familiar.» Luisa se queda embelesada, como atrapada en una corriente temporal.
  • La efervescente Vía Láctea.
  • «El valor es como la hierba –piensa Megan Sixsmith–, crece en cualquier parte.»
  • Las palabras vuelven a herir el silencio.
  • Los crujidos de las ratoneras puntuaban el silencio.
  • Algunas noches se aferra a mí como si se ahogase y yo fuese el salvavidas.
  • Eva me dijo au revoir desde la verja; me volví y me encontré con su sonrisa.
  • Porque me hace pensar en algo más que en mí mismo.
  • Porque yo, sólo yo, veo su sonrisa una milésima antes de que le llegue a la cara.
  • Porque su risa le brota de un agujero en lo alto de la cabeza y riega la mañana entera.
  • si te apoyas la boca del cañón en la oreja, oyes el mundo de otra manera.
  • La frontera entre el ruido y el sonido es una mera convención, ahora me doy cuenta. Todas las fronteras son convenciones, hasta las nacionales. Y todas se pueden rebasar, pero primero hay que concebir esa posibilidad.
  • Oigo los instrumentos en mi cabeza, con total nitidez, lo que se me antoje.
  • Todos los días subo al campanario entonando un canto de la suerte, con una sílaba por peldaño: «Hoy-hoy-que-a-pa-rez-ca-hoy». Todavía no ha aparecido, aunque siempre me quedo hasta que oscurece. Días de oro, días de bronce, días de hierro, días de agua, días de niebla. Puestas de sol color fruta escarchada.
  • –¡El amor duele!
  • Un sueño a pleno día.
  • El sexteto del Atlas de las nubes contiene mi vida, «es» mi vida. Ahora soy un cohete consumido; pero al menos he sido un cohete.
  • tú y yo volveremos a dormir juntos bajo las estrellas
  • El azul es el color de la monotonía.
  • El corazón de Autua latía en mi costado, animando al mío a hacer lo propio.
  • Una vida dedicada a forjar el mundo que me gustaría que heredase mi hijo Jackson, no el mundo que me da pavor legarle, es, a mi modo de ver, una vida digna de ser vivida.
  • ¡Y cuando exhales el último suspiro, sólo entonces, te darás cuenta de que tu vida no ha sido más que una minúscula gota en un océano infinito!
    Y sin embargo, ¿qué es un océano sino una multitud de gotas?


Una novela original, diferente, como ninguna otra, un rompecabezas de las letras en el que todo encaja a la perfección.
  • Lo mejor: El diario del Pacífco; las cartas a Sixsmith.
  • Lo peor: Complejo; sobran páginas.
  • ¿Os han gustado las frases? ¿Conocíais el libro?

    24 comentarios:

    1. En esta ocasión no me atrae...
      Un beso :)

      ResponderEliminar
    2. ¡Hola!

      No he leído el libro, pero lo tengo pendiente.

      ResponderEliminar
    3. La verdad es que ahora mismo un libro así no me atrae, pero gracias por la presentación. Un beso.

      ResponderEliminar
    4. Hay un montón de frases que me han encantado, sobre todo esta: La paz es como el cristal: si se golpea repetidamente, termina mostrando su fragilidad.
      Un beso!

      ResponderEliminar
    5. Este libro me llama muchísimo! Buenas citas <3

      ResponderEliminar
    6. Lo tengo y quiero darle una posibilidad¡¡¡ un besazo¡¡¡¡

      ResponderEliminar
    7. ¡Hola! No había escuchado hablar del libro, pero me agradaron mucho las citas ^^ Saludos

      ResponderEliminar
    8. Este libro me llama la atención y mucho. Pretendo leerlo en las vacaciones de este año. Y tras leerte aún más
      Besos

      ResponderEliminar
    9. Me llama la atención!!
      Saludos

      ResponderEliminar
    10. ¡Hola!
      Este no me llama mucho :(
      Un beso<3

      ResponderEliminar
    11. Holiii!
      A pesar de las buenas frases, esta vez lo dejo pasar.
      Un besito, nos leemos^^

      ResponderEliminar
    12. No sé porque el título me recordó a tu blog :)
      quizá lo lea más adelante, besitos ><

      ResponderEliminar
    13. No me llama demasiado este libro, así que no creo que lo acabe leyendo.
      un beso.

      ResponderEliminar
    14. Ayyyy lo quiero leer!! No leí muchas frases por miedo al spoiler jaja, un beso ♥

      ResponderEliminar
    15. Oh, ¡que citas tan bonitas! Tiene pinta de ser una obra estupenda *_*

      Un beso, nos leemos!

      ResponderEliminar
    16. Parece interesante y las citas son extraordinarias. No lo descarto.
      Besos!!

      ResponderEliminar
    17. No he leído el libro, ¡gracias por las frases! :P

      Besitos ^^

      ResponderEliminar
    18. O dios me encantan este tipo de libros y las frases son geniales!
      Un beso!

      ResponderEliminar
    19. ¡Hola! :D
      No conocía tu blog, es una maravilla que pongas citas y frases de los libros ^^
      En este caso lo dejo pasar, no me atrae mucho.
      Un beso, me quedo por aquí :3

      ResponderEliminar
    20. Uuuuy recuerdo que vi la película de este libro y me pareció horrible. Toda un sinsentido jajaja Veo que al menos el libro tiene frases interesantes :)

      Un beso

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. El libro también es un poco lioso, 6 historias que parecen que no tienen nada en común, pero que están conectadas entre si... Por cierto, con tu comentario llegamos al número 1.000! :)

        Eliminar
    21. ¡Hola! No conocía tu blog y la verdad es que es muy curioso. No había visto nunca uno igual :) Me acuerdo que leí un libro de Mitchell y no me terminó de convencer así que no sé si me apuntaría este para leerlo.
      Un beso!

      ResponderEliminar
    22. Hola!!

      La verdad es que no suena del todo mal aunque parece un libro bastante diferente a los habituales. Creo que lo voy a apuntar en mi lista de libros pendientes :) acabo de abrir mi propio blog de reseñas: http://pajarosdepapelx.blogspot.co.uk y espero que si tienes un poco de tiempo puedas echarle un vistazo!

      Gracias!!

      ResponderEliminar
    23. La verdad es que no me termina de llamar.
      Un beso.

      ResponderEliminar