14 de mayo de 2015

Fahrenheit 451

Titulo: Fahrenheit 451
Autor: Ray Bradbury
Año: 1953 (2012)
Traducido por: Francisco Abelenda

Editorial: Minotauro
Temática: Ciencia Ficción
Páginas: 224
ISBN: 978-84-450-0097-7

Sinopsis: Guy Montag es un bombero y el trabajo de un bombero es quemar libros, que están prohibidos porque son causa de discordia y sufrimiento. El Sabueso Mecánico del Departamento de Incendios, armado con una letal inyección hipodérmica, escoltado por helicópteros, está preparado para rastrear a los disidentes que aún conservan y leen libros. Como 1984, de George Orwell, como Un mundo feliz, de Aldous Huxley, Fahrenheit 451 describe una civilización occidental esclavizada por los medios, los tranquilizantes y el conformismo. La visión de Bradbury es asombrosamente profética: pantallas de televisión que ocupan paredes y exhiben folletines interactivos; avenidas donde los coches corren a 150 kilómetros por hora persiguiendo a peatones; una población que no escucha otra cosa que una insípida corriente de música y noticias transmitidas por unos diminutos auriculares insertados en las orejas.

  • Fahrenheit 451
  • Era un placer quemar.
    Era un placer especial ver cosas devoradas, ver cosas ennegrecidas y cambiadas.
  • los libros se elevaban en chispeantes torbellinos y se dispersaban en un viento oscurecido por la quemazón.
  • se vio en los ojos de la muchacha, suspendido en dos gotas brillantes de agua clara, oscuro y pequeñito,
  • había algo oculto en la rejilla, algo que ahora parecía mirarlo.
  • la noche que se desliza rápidamente hacia una próxima oscuridad, pero también hacia un nuevo sol.
  • La gente es más a menudo –buscó un símil y lo encontró en su trabajo– una antorcha que arde hasta apagarse.
  • Nadie conoce a nadie. Gente extraña se te mete en casa. Gente extraña te arranca el corazón. Gente extraña te saca la sangre.
  • los ojos destilaron la luz de la luna y la convirtieron en una catarata de plata.
  • No sé qué piensa de mí. Dice que soy realmente una cebolla. Le hago pasar las horas sacándome capas.
  • me gusta echar la cabeza hacia atrás, así, y dejar que la lluvia me entre en la boca.
  • –Sólo piensa lo que queremos que piense.
  • –¿Por qué –preguntó Montag una vez a la entrada del tren subterráneo– me parece que te conozco desde hace tanto tiempo?
    –Porque le gusto –respondió Clarisse–, y no le pido nada.
  • no creo que ser sociable sea reunir un montón de gente y luego prohibirles hablar,
  • A veces me paso el día en el tren subterráneo, y miro y escucho a la gente. Me gusta imaginar quiénes son y qué hacen y adónde van.
  • hombres de rostros quemados por mil fuegos reales, y diez mil fuegos imaginarios,
  • Un libro voló, casi obedientemente, como una paloma blanca hasta sus manos, aleteando.
  • El tiempo se ha dormido a la luz de la tarde.
  • sintió que el libro escondido le latía como un corazón en el pecho.
  • escuchaba a gentes distantes, de lugares distantes, con los ojos abiertos y clavados en los abismos de negrura que flotaban sobre ella en el techo.
  • Como un débil jirón de humo verdoso y luminiscente; el movimiento de una única y enorme hoja de octubre que volaba sobre el jardín, alejándose.
  • Tiene que haber algo en los libros, cosas que no podemos imaginar, para que una mujer se deje quemar viva. Tiene que haber algo. Uno no muere por nada.
  • En otro tiempo los libros atraían la atención de unos pocos, aquí, allá, en todas partes. Podían ser distintos. Había espacio en el mundo. Pero luego el mundo se llenó de ojos, y codos, y bocas.
  • Un libro, en manos de un vecino, es un arma cargada. Quémalo. Saca la bala del arma.
  • No aflijamos a los hombres con recuerdos. Que olviden. Quememos, quemémoslo todo.
  • Uno empieza con los porqués, y termina siendo realmente un desgraciado.
  • ¿Qué dirán los libros?
  • Todos corren de aquí para allá apagando las estrellas, extinguiendo el sol. Uno se siente perdido.
  • ¿Por qué debo leer? ¿Para qué?
  • Quizá los libros nos saquen un poco de esta oscuridad. Quizá eviten que cometamos los mismos condenados y disparatados errores.
  • Quemamos la primera página, luego la segunda, y se transforman en mariposas negras. ¿Hermoso, eh?
  • ¿Sabe que los libros huelen a nuez moscada o a especias de países lejanos?
  • No son libros lo que usted necesita, sino algunas de las cosas que hubo en los libros.
  • Los libros eran sólo un receptáculo donde guardábamos algo que temíamos olvidar.
  • La magia reside solamente en aquello que los libros dicen; en cómo cosen los harapos del universo para darnos una nueva vestidura.
  • Los buenos escritores tocan a menudo la vida. Los mediocres la rozan rápidamente. Los malos la violan y la abandonan a las moscas.
  • Revelan poros en la cara de la vida.
  • Uno puede cerrarlos, decir: «Espérate aquí un momento». Uno se siente Dios con los libros.
  • Los libros nos recuerdan que somos unos asnos y unos tontos.
  • Ayúdese a sí mismo, y si se ahoga, muera sabiendo por lo menos que estaba acercándose a la orilla.
  • un millón de estrellas se deslizaban entre las nubes, como discos enemigos; y parecía que el cielo podía caer sobre la ciudad,
  • es sólo un enorme y ardiente meteoro que ilumina el espacio, pero que algún día tiene que chocar.
  • Si oculta su ignorancia, nadie le pegará, y no aprenderá nunca.
  • Nunca está solo quien va acompañado por nobles pensamientos, nos hemos gritado.
  • Lee unas pocas líneas y te tirarás de cabeza al abismo.
  • y ahí estabas tú, perdido en medio del páramo, en una gran ciénaga de sustantivos, verbos y adjetivos.
  • Bien está lo que bien acaba.
  • Se sintió un estrépito como si un sueño hecho de vidrios, espejos y prismas de cristal cayera hecho trizas.
  • –¿Qué tiene el fuego que nos parece tan hermoso?
  • ¿Qué es el fuego? Un misterio.
  • ¿Un problema se convierte en una carga demasiado pesada? Al horno con él.
  • Dale a un hombre unas pocas líneas de poesía, y se creerá dueño de la Creación. Creerá que con los libros podrá caminar por encima del agua.
  • las estrellas aparecían sobre él, como procesiones de fuego giratorio.
  • El sol ardía continuamente. Quemaba el tiempo.
  • el tiempo quemaba los años y los hombres,
  • bajo un viejo molino de viento que chirriaba como el paso de los años sobre su cabeza.
  • conocía el lenguaje de las nubes y no temía que la quemasen las luciérnagas, y sabía qué significaba una flor de diente de león frotada bajo la barbilla.
  • yacería en el desván, oculto y a salvo, observando aquellas nuevas y raras estrellas en el borde de la tierra, estrellas que huían del suave color del alba.
  • Las estrellas caían sobre él como encendidos meteoros.
  • La noche que lo miraba. El bosque que lo veía.
  • en esa noche inmensa en que los árboles corrían hacia él,
  • mirar el mundo, y hacerlo girar con los ojos, como si su centro fuese esta hoguera, un eje de acero que estos hombres sostenían.
  • Todos tenemos una memoria fotográfica, pero nos pasamos la vida aprendiendo a olvidar.
  • Vagabundos por fuera, bibliotecas por dentro.
  • –No juzgue a un libro por su cubierta –dijo alguien.
  • –Todos deben dejar algo al morir, decía mi abuelo. Un niño o un libro o un cuadro o una casa o una pared o un par de zapatos. O un jardín. Algo que las manos de uno han tocado de algún modo. El alma tendrá entonces adonde ir el día de la muerte, y cuando la gente mire ese árbol, o esa flor, allí estará uno.
  • Llénate los ojos de asombro, vive como si fueses a morir en los próximos diez segundos. Observa el universo. Es más fantástico que cualquier sueño construido o pagado en una fábrica.
  • Y luego la ciudad giró sobre sí misma, y cayó, muerta.
    El sonido de esa muerte llegó más tarde.
  • cada vez que se quemaba a sí mismo surgía intacto de las cenizas, volvía a nacer.
  • «Sí –pensó Montag–, ése es el fragmento que guardaré para el mediodía. Para el mediodía...
    »Cuando lleguemos a la ciudad.»

  • El parque de juegos
  • Uno piensa en la muerte y automáticamente hace planes.

  • Y la roca gritó
  • La selva les devolvió vastamente la mirada, con un silencio de musgos y hojas, con un billón de ojos de insecto, de esmeralda y diamantes.
  • «Nadie es dueño de nosotros, nadie en el mundo»
  • Cuando quitas las ropas y adornos, quedan dos seres humanos que son felices o desgraciados, juntos, y nada más.


Una obra maestra de la ciencia ficción que nos traslada a un mundo futurista en el que se persiguen los libros para su quema.
  • Lo mejor: La ambientación; los libros; el fuego.
  • Lo peor: Nada.
  • ¿Os han gustado las frases?

    33 comentarios:

    1. Hola!
      Leí este libro hace muchísimo tiempo, tanto que ni me acuerdo. QuiZás va siendo hora de releerlo.
      Gracias por la reseña.
      Nos leemos. :)

      ResponderEliminar
    2. Me encanta este libro :-)
      Esta siempre ha sido una de mis frases favoritas: Revelan poros en la cara de la vida.
      Besos!

      ResponderEliminar
    3. Lo tengo pendiente para leer >.< Le tengo ganas la verdad. Has escogido muy buenas frases.
      Besos!

      ResponderEliminar
    4. ¡¡Hola!!
      Me quedo por tu blog :)
      No he leído este libro, es más, nisiquiera lo conocía D:
      Pero he leído varias de las frases que has puesto y son muy guays :D "Vagabundo por fuera, biblioteca por dentro"
      Nos leemos :)

      Un abrazo,
      Raxx

      ResponderEliminar
    5. No he leído el libro pero tampoco me llama especialmente la atención. Un beso y me quedo por aquí.

      ResponderEliminar
    6. ¡Hola! Me encanta la prosa de Bradbury, aunque este libro lo leí hace años, lo adoro. Soy nueva, pero me quedo por aquí. Un beso

      ResponderEliminar
    7. ¡Algunas frases están guachis!
      Sin embargo, no es que me llame demasiado el libro...
      Un beso<3

      ResponderEliminar
    8. Que frases tan chulas :)
      Por cierto tienes una seguidora más desde hoy te sigo jeje.

      Un beso!.

      ResponderEliminar
    9. No soy mucho de novelas apocalípticas pero la verdad que las frases me han guistado mucho. Quién sabe.
      Besos!!

      ResponderEliminar
    10. Hola!!!
      Precisamente es mi actual lectura y me esta gustando bastante, las frases que has elegido son geniales.

      Saludos!!!

      ResponderEliminar
    11. Oh, me encanta este libro. Tengo la última edición conmemorativa incluso
      Besos

      ResponderEliminar
    12. Hola :)
      Aunque ya ha pasado un tiempo desde que leí este libro, aún lo recuerdo con una sonrisa, un clásico maravilloso acerca de lo poco que apreciamos el tiempo y las pequeñas cosas de la vida :')
      Besoss

      ResponderEliminar
    13. Me encantan las frases y me encantó el libro.

      Saludos.

      ResponderEliminar
    14. Yo de momento no me lo llevo, pero veo que merece la pena. Lo tendré en cuenta. Un beso.

      ResponderEliminar
    15. Qué ganas le tengo a este libro y que poco tiempo tengo para leer¡¡
      espero ponerme con él muy pronto¡¡¡
      besos¡¡¡

      ResponderEliminar
    16. Al autor le tengo muchas ganas, sobre todo a este título en especial! "Quizá los libros nos saquen un poco de esta oscuridad. Quizá eviten que cometamos los mismos condenados y disparatados errores" me encanta ♥

      ResponderEliminar
    17. hola! pues no lo he leido pero si que me han dado ganas de leerlo! me lo apunto que merece la pena, besotes

      ResponderEliminar
    18. ¡Hola! ¡Cuántas frases memorables tiene este libro! Aún no lo he leído pero tengo muchas pero que muchísimas ganas. Como aún no he leído ni 1984 ni Un mundo feliz les daré prioridad y en cuanto los haya leído me lanzaré de cabeza a por este.
      Un beso :)

      ResponderEliminar
    19. Me encantó este libro, es uno de los que he releído varias veces! Gracias por recopilar estas estupendas frases, 1beso!

      ResponderEliminar
    20. ¡Hola!
      Leí este libro hace poquito, y me ha gustado recordad algunas de sus frases.
      Acabo de llegar a tu blog por casualidad y me ha encantado, tienes una seguidora más :P
      ¡Besos!

      ResponderEliminar
    21. Lo leí hace tiempo y ains, es genial. Lo mucho que pueden hacer los libros, tanto como para dar la vida por ellos.

      Besos! :)

      ResponderEliminar
    22. De las tres grandes distopías a esta le tengo un especial cariño por ser la más humana, quizás. Besos

      ResponderEliminar
    23. Hola :) Que ganas de leer este clásico distópico que quizás me llevan recomendando más de un par de años XD Un besin^^

      ResponderEliminar
    24. ¡Hola! no lo he leído pero me han gustado las frases ^^
      un beso.

      ResponderEliminar
    25. No lo he leído pero he oído hablar mucho de él xD

      ¡Un abrazo! =)

      ResponderEliminar
    26. ¡Hola!
      Tengo muchas ganas de leer esta distopía, aunque todavía no me he animado a intentarlo. Aunque ahora me han entrado más ganas jaja
      ¡Un saludo!

      ResponderEliminar
    27. Quemar libros!!??¡¡¡sacrilegio!!! jejejejejejej

      No conocia este libro, no es lo tipico q leo, pero gracias por darmelo a conocer....de las frases q nos dejaste de él,me quedo con :"no hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe"

      Besitos y q pases una buena semana

      ResponderEliminar
    28. Tengo tantas ganas de leeerlo :( Espero hacerlo pronto!! Besos!

      ResponderEliminar
    29. No lo he leído pero me gustaron las frases <3

      ResponderEliminar
    30. Holaaaa!
      No he leído el libro, pero si que lo conocía.
      La verdad es que de momento no lo leeré, pero aún así, me han gustado las frases.
      Un besito, nos leemos^^

      ResponderEliminar
    31. Realmente son citas muy raras, parece un libro muy raro. Me gusta. Se nota que a ti te ha gustado el libro.
      Está en mi lista desde hace tiempo pero nunca me decido por él... a ver si le doy una oportunidad pronto.

      Un beso!

      ResponderEliminar
    32. Holaaaa.
      Tengo muchas ganas por leer este libro. Espero tenerlo en mis manos para hacerlo.
      Gracias por las frases (:
      ¡Saludos!

      ResponderEliminar
    33. Este libro es uno de mis eternos pendientes, aunque sé de que va porque en los años de BUP nos pusieron la película. La verdad es que me encantó.

      bsos!

      ResponderEliminar