15 de septiembre de 2017

Al sur de la frontera, al oeste del Sol

Titulo: Al sur de la frontera, al oeste del Sol
Autor: Haruki Murakami
Año: 1998 (2013)
Traducido por: Lourdes Porta

Editorial: Tusquets
Temática: Ficción Moderna y Contemporánea
Páginas: 272
ISBN: 978-84-8383-670-5

Sinopsis: La fascinante historia del reencuentro entre un hombre y una mujer que compartieron secretos y confidencias en la adolescencia. Hajime vive una existencia relativamente feliz –se ha casado, es padre de dos niñas y dueño de un club de jazz– cuando se reencuentra con Shimamoto, su mejor amiga de la infancia y la adolescencia. Y la atracción renace Hajime parece dispuesto a dejarlo todo por ella... Una historia sobre amores perdidos y recobrados, sobre la consumación de una promesa de plenitud, que destila la indefinible sensación de desajuste con el mundo que acucia al hombre contemporáneo.

  • Nací el 4 de enero de 1951. Es decir: la primera semana del primer mes del primer año de la segunda mitad del siglo XX.
  • Aquellas melodías me hablaban de «otro mundo», y lo que me atraía de aquel «otro mundo» era, quizá, que Shimamoto pertenecía a él.
  • Algo lleno de sensualidad, como si –esto, por supuesto, lo pensé más tarde– fuera pelando con dulzura, capa a capa, el corazón de las personas.
  • Las palabras «Al sur de la frontera» me sonaban enigmáticas. Cada vez que las oía, me preguntaba qué diablos debía de haber allí, al sur de la frontera.
  • en aquellos cinco dedos y en aquella palma se concentraban, como en un catálogo, todas las cosas que yo quería saber,
  • A veces, hay personas que pueden herir a los demás por el mero hecho de existir.
  • nos veíamos, en un rincón de nuestra cabeza
  • su belleza no era, sin embargo, espectacular, sino dulce y serena. Me recordó a un animalito que se esconde en el corazón del bosque y que raramente se deja ver.
  • –¿Por qué me miras tan fijamente? –me preguntaba.
    –Porque eres bonita –respondía yo.
    –Eres la primera persona que me lo dice.
    –Es que soy el único que lo sabe.
  • En labios de otra mujer, aquella sonrisa tal vez hubiese resultado irónica. Pero si la esbozaba Shimamoto, parecía que el mundo entero estuviera sonriendo.
  • Hay palabras que quedan para siempre en el corazón de las personas.
  • todo el mundo, en mayor o menor medida, busca un lugar imaginario.
  • Todo lo que tiene forma desaparece antes o después. Sin embargo, hay un tipo de sentimientos que permanecen para siempre.
  • Le miré las pupilas. No se veía nada. Y en el fondo de ellas se adivinaba, fría y oscura, la muerte.
  • En el instante en que ella bajó del coche, mi mundo perdió de golpe todo sentido.
  • Si te juntas con mujeres demasiado buenas, ya no podrás volver atrás. Y no poder volver atrás significa perderse.
  • A veces pensaba que llorar me produciría alivio. Pero no sabía por qué llorar. No sabía por quién llorar.
  • –Por una temporada –repetí– son palabras cuya duración no puede medir la persona que espera.
  • –Y «quizás» es una palabra cuyo peso no se puede calcular.
  • –Cuando te miro, tengo la sensación de estar viendo una estrella lejana –dije–. Es muy brillante. Pero la luz que veo fue emitida hace decenas de años. Y ahora la estrella tal vez ya no exista. No obstante, a veces esa luz me parece más real que cualquier otra cosa en el mundo.
  • Yo que pensaba que al sur de la frontera debía de haber algo maravilloso.
  • Cuando le toqué los dedos, ella alzó un poco la cabeza y me miró. Luego volvió a bajar los ojos.
    –El sur de la frontera, el oeste del sol –dijo.
  • A fuerza de mirar, día tras día, cómo el sol se eleva por el este, cruza el cielo y se hunde por el oeste, algo, dentro de ti, se quiebra y muere. Y tú arrojas el arado al suelo y, con la mente en blanco, emprendes el camino hacia el oeste. Hacia el oeste del sol. Y sigues andando como un poseso, día tras día, sin comer ni beber, hasta que te derrumbas y mueres.
  • –Te quiero. Lo sé con certeza. El amor que siento por ti no lo puede sustituir nada en este mundo –dije–. Es algo muy especial, no quiero volver a perderlo jamás.
  • El águila calva come arte, pero también come mañanas.
  • –Hay ocasiones en que, una vez has dado un paso adelante, ya no puedes retroceder,
  • Los “quizá” tal vez existan al sur de la frontera. No al oeste del sol.
  • «Hay muchas maneras de vivir. Hay muchas maneras de morir. Pero eso no tiene ninguna importancia. Al final sólo queda el desierto».
  • ¿La realidad está al otro lado del eslabón roto? ¿Está a este lado?
  • Hasta que alguien se acercó y posó suavemente su mano sobre mi espalda, seguí pensando en el mar.


Una novela preciosa, sobre paso del tiempo, la ausencia y los deseos del pasado; al sur de la frontera, al oeste del Sol.
4/5
  • Lo mejor: La historia; las metáforas.
  • Lo peor: Nada.
  • ¿Os han gustado las frases?

    19 comentarios:

    1. Hola!!
      No creo que lo lea, me alegro que te haya gustado.
      Un saludo :)

      ResponderEliminar
    2. ¡Hola! No soy muy aficionada a Murakami, y aunque este pinta bien, no creo que lo lea.
      Un besazo.

      ResponderEliminar
    3. Este está bien para comenzar con Murakami, que veo que gusta a mucha gente.
      Besos!

      ResponderEliminar
    4. Este libro no me llama la atencion.

      Saludos

      ResponderEliminar
    5. Pues no he leído nada de este hombre así que me lo apunto porque creo que podría gustarme, además leyendo tus frases veo que es un japonés que podré entender jajaja

      Besitos

      ResponderEliminar
    6. Todavía no me he estrenado con este autor. Y con este libro has conseguido tentarme. Me gustan las frases que has escogido.
      Besotes!!!

      ResponderEliminar
    7. Gracias por recordarme por qué es uno de mis libros favoritos ;).

      ResponderEliminar
    8. A mí me parece que Murakami es un escritor fascinante, no siempre fácil, no para todos, raro como él solo, pero único también. Esta historia es de mis preferidas, una de las más intensas y envolventes (junto a "Tokio blues").

      ResponderEliminar
    9. ¡Hola! ^^
      Sé que hay mucha gente a quien le encanta Haruki Murakami, pero después de varios intentos tengo muy claro que nunca voy a disfrutar con sus libros, así que paso de este xD

      Besos!

      ResponderEliminar
    10. Me han hablado bien del autor pero nunca me animo con él. Tengo varios títulos pero ninguno me llama excesivamente. Este es uno de ellos así que por ahora lo dejo pasar. Un beso

      ResponderEliminar
    11. Me cuesta un poco conectar con la literatura oriental, por eso no me he animado aún con Murakami.
      Besos

      ResponderEliminar
    12. Hola! Aunque te ha gustado no creo que a corto plazo le dé una oportunidad. No es un libro que me apetezca ahora mismo.
      Besos!

      ResponderEliminar
    13. Hola
      Me alegro que para ti haya sido un buen libro, no me veo yo en esos momentos leyéndolo.
      Besos.

      ResponderEliminar
    14. Me gusta mucho Murakami y, si bien este no es de mis favoritos, no me defraudó
      Besos

      ResponderEliminar
    15. Qué bonitas frases! Solo leí un libro del autor así que me apunto este para continuar leyéndolo. Me gusta mucho cómo escribe. Besos y gracias.

      ResponderEliminar
    16. Hola de nuevo, Nube :-)
      No me llevo bien con este autor, la verdad. Me quedo con esta frase: Hay palabras que quedan para siempre en el corazón de las personas.
      Besos.

      ResponderEliminar
    17. Holaa, qué bonitas frases, me ha llamado un montón, sobre todo por el autor, pero siento que todavía no puedo leerlo :P
      ¡Beesitos! :3

      ResponderEliminar
    18. ¡Hola!
      He visto este autor en varios libros catalogados como desgarradores y duros, no se si me vaya a animar a leerlo en algun momento porque es una literatura a la que no he tenido ninguna clase de acercamiento, super las frases.

      ¡Nos leemos! :3

      ResponderEliminar
    19. Me alegra que te gustara, yo no lo conocía :P

      Besitos =)

      ResponderEliminar